[Reseña] Culo veo, Culo quiero

Culos. Sí, este juego de mesa va de culos. Donde cada jugador tiene su culito de un color diferente al culo del resto de jugadores. (Es difícil hacer una reseña seria usando tantas veces la palabra culo, pero seguimos). En este juego iremos metiendo la mano en una bolsa para coger un montón de culos, teniendo en cuenta que hay culos normales y culos especiales y… jaja, vale, no puedo seguir. Vamos a pasar al apartado de “datos básicos”, que luego contaremos cómo se juega, y nuestra culopinión de este juego.

Esta es la reseña de Culo veo, Culo quiero, un juego de mesa de la editorial Mercurio Distribuciones.  Para 2 a 4 jugadores, para jugar a partir de 10 años de edad.

Datos básicos

  • Editorial: Mercurio Distribuciones
  • Autor: Andreas Preiss
  • Arte: Matthias Mödl
  • Duración de una partida: 20 minutos
  • Edad (indicada en el juego): +10 años
  • Cantidad de jugadores: de 2 a 4 jugadores
  • Tipo de juego: Push Your Luck (algo así como “Tienta tu suerte”)

¿Qué contiene el juego?

18 fichas de culos, 1 bolsa de tela, 1 bloc de puntuación, 1 lápiz y el reglamento.

¿Cual es el objetivo del juego?

Ser el jugador que termine con más culo-puntos. Hay que llegar, al menos, a 28 culo-puntos para provocar el final de la partida.

La carátula del juego

Preparativos

  1. Cada jugador coge 1 ficha de culo del color que quiera, y mete los otros 2 culos de su color en la bolsa (hay 3 culos de cada color).
  2. Y en medio de la mesa dejamos los 6 culos especiales, que son los que tienen el contorno en color rojo.

Eso es todo, la preparación es ultra rápida.

¿Cómo jugar?

Este juego se juega por turnos, y cada turno tiene la misma mecánica:

El jugador activo tiene que extraer todos los culitos de la bolsa en 3 grupos. Cada grupo puede tener el número de culitos que el jugador quiera (no puede haber grupos sin culos). Y el jugador tiene que anunciar cuántos culitos va a sacar en cada grupo, antes de extraerlos.

Por ejemplo, en el primer turno, en el que habrá 8 culitos dentro de la bolsa, el jugador activo puede decir: “Primero saco 3 culitos”, y saca 3 culitos que formarán el primer grupo. Luego puede decir: “y ahora saco 2 culitos”, y saca otros dos. Y ya todos los culitos restantes formarán el tercer y último grupo.

Ya con los 3 grupos de culitos sobre la mesa, el jugador activo tiene que elegir cuál de los tres grupos va a puntuar. Dicho grupo dará puntos para todos los culitos que lo conforman, no solo al jugador activo. Cada culito otorga 1 punto a su dueño.

3 grupos de culitos

Ejemplo: siguiendo el ejemplo de esta imagen con 3 grupos, y suponiendo que el jugador activo es el color rosa. En el primer turno decide que el grupo que va a puntuar sea el grupo central, pues tiene 2 culitos rosas. Así que el jugador activo (rosa) suma 2 puntos y el verde 1 punto. Se anotan estos puntos en el bloc de notas, y pasa el turno al siguiente jugador, devolviendo todos los culitos a la bolsa de nuevo.

A partir del segundo turno se incorpora una norma: el siguiente jugador tiene que coger uno de los 6 culitos especiales, al azar, y meterlo en la bolsa (para que sea al azar, podéis hacerle cerrar los ojos y que coja uno, o que meta todos en su mano y deje caer un culito).

Éstos son los 6 culitos especiales: se distinguen por tener todos trazo rojo

Así, en cada turno tendremos los 8 culitos “básicos” con los colores de los jugadores, y culitos especiales que se irán añadiendo y dando más variedad al juego, ya que los culitos especiales tienen 2 características:

1) Añaden puntos extra a la puntuación del grupo, de esta manera: por cada culito que haya en el grupo elegido por el jugador activo para puntuar, dicho culito otorgará a su dueño 1 punto + 1 punto extra por cada culito especial que haya EN TOTAL en todos los grupos.

Ejemplo: según esta foto, imaginemos que el jugador activo elige el grupo de más abajo para puntuar. Pues bien, cada culito de ese grupo puntuará 3 puntos (1 punto por su propia puntuación básica + 2 puntos porque hay 2 culos especiales en juego).

2) Los culitos especiales tienen “habilidades” especiales según su color:

  • Culitos negros: aquellos grupos con uno o dos culos negros, NO se pueden elegir. En la foto anterior, por tanto, los 2 grupos de arriba NO se pueden seleccionar: solo queda elegir el grupo de abajo.
  • Culito blanco: si el jugador activo elige el grupo que contiene el culito blanco, en cuanto termine el turno, volverá a jugar otro turno de inmediato (añadiendo un culito especial, como en cada nuevo turno).
  • Culitos grises: si el jugador activo elige un grupo con uno o dos culitos grises, cada uno otorga +1 punto a cada culito del grupo.
  • Culito marrón: cuando este culito esté en juego, será tratado como si fuese del color del jugador que lleva menos puntos en ese momento, y por tanto puntuará como un culito más de ese jugador (siempre que esté en el grupo seleccionado para puntuar).

Ejemplo: en la siguiente foto ponemos otro ejemplo de cómo se puntúa. Imagina que el jugador activo es el rosa y ha sacado estos 3 grupos. El grupo superior no puede seleccionarlo, pues tiene un culito negro. Además, el jugador amarillo es el que peor va, así que el culito marrón de la fila inferior es como si hubiese un culito amarillo ahí. Por tanto el rosa elige el grupo central. Así, tanto el jugador amarillo, como él mismo (rosa), ganan +4 puntos (1 por tener un culito de ese color en el grupo “puntuador”, y +3 puntos porque hay 3 culitos especialesen total).

Otro ejemplo de culo-puntuación

Recular: en qué consiste

Con lo anterior ya hemos visto cómo van los turnos, que hay que sacar 3 grupos de culitos, y puntuar, en base a los culos de cada color y a los extra de los culitos especiales. Falta explicar en qué consiste recular.

Cuando un jugador saca los 3 grupos, y resulta que en todos ellos hay, al menos, un culito especial, decimos que se recula. Esto implica tres acciones:

  1. El jugador activo pierde su turno
  2. Se vuelven a poner los 6 culitos especiales en medio de la mesa (es como “reiniciar” la bolsa).
  3. El turno pasa al siguiente jugador, que jugará su turno sin culitos especiales en la bolsa (ya a partir del siguiente turno se irá metiendo un culito especial por turno, como siempre).
Ejemplo de turno donde se ha reculado: en los 3 grupos hay culitos especiales… ¡mala suerte para el jugador activo!

También se puede recular voluntariamente, pero esto hay que decirlo siempre ANTES de empezar tu turno. Cuando se recula voluntariamente, también los 6 culitos especiales vuelven a ponerse en medio de la mesa, pero aquí el jugador activo, que acaba de recular, no pierde su turno. Lo juega con normalidad.

Nota: esta es una acción que solo tiene sentido realizar cuando hay, al menos, 3 culitos en la bolsa, claro, pues es la única manera en que podrían salir culitos especiales en cada grupo.

Y así se van pasando los turnos (en sentido horario), con los jugadores sacando culitos de la bolsa, formando 3 grupos con ellos, eligiendo qué grupo quieren que sea el que otorgue puntos, y anotando en el bloc de notas los puntos de cada turno.

Final de la partida y ganador/a

Cuando un jugador iguala o supera 28 puntos, provocará el final de la partida, que llegará la próxima vez que se recule (voluntariamente o no). Tras esa última reculación, se comprueban los puntos definitivos de cada jugador para ver quién es el CULOGANADOR/A del juego.

Todas las culofichas del juego

Comentarios

Culo veo, culo quiero” es un ejemplo claro de juego tipo “filler”, es decir, juegos facilitos y de partidas rápidas, para jugar en ratitos donde podemos tener poco tiempo (por eso lo de “filler” = rellenadores de tiempo). Es sencillo de aprender, de jugar, y divertido. Tanto por la propia temática de culos (desde luego es algo que llama la atención) como por la diversión propia de la mecánica del juego.

Por su propia naturaleza, está claro que no es un juego sesudo, o que se pueda colar en el top-100 de la BGG, pero no es ese tampoco su objetivo. Es un juego para pasar un ratito divertido jugando, entretenidos, y con las risas que puede provocar hablar de “tengo el culito rosa” o “saco 4 culitos”.

El juego está catalogado como “push your luck” (tienta tu suerte), porque cada vez que sacas grupos de culitos, lo haces sin mirar, al azar, y puede ser que te toquen grupos que te otorguen muchos puntos, otros que te obliguen a dar puntos a rivales, o tener muy mala suerte y tener que recular y así perder tu turno.

La parte más estratégica, dentro de la ligereza del juego, viene cuando hay varios culitos especiales ya en la bolsa y tienes que decidir: “¿qué hago? ¿reculo voluntariamente para no correr el riesgo de perder mi turno? ¿me la juego y juego mi turno confiando en que no me toque recular y en que haya al menos un grupo que me va a dar muchos puntos?. Y depende de qué tipo de culitos especiales haya en la bolsa, puedes también valorar los riesgos: si están ya los 2 culitos negros que pueden bloquear 2 grupos; si vas primero quizás seas más conservador o si vas último arriesgues más, etc. Incluso a veces puedes elegir grupos no por sumar más puntos tú, si no por evitar que tus rivales directos sumen más.

La bolsita negra de tela con todas las culofichas y la caja

La edad oficial del juego es +10 años pero parece bastante elevada para lo sencillo que es de jugar y enseñar. Al menos podemos decir que con +8 años se puede jugar sin problema. A pesar de ello no es un juego infantil per se, si no que como filler para jugar con adultos también funciona para pasar un ratito divertido y desenfadado. Y en cuanto a jugadores, vemos que cuantos más jugadores, mejor, porque así al puntuar los grupos, si jugáis 4, todos podéis puntuar en cada grupo. Con menos jugadores, puede haber grupos con culitos que “no sean de nadie”.

Una gran ventaja que le veo es que es muy portátil, “transportable” a todas partes, incluso puedes llevar encima solo la bolsita con todos los culitos y el lapicero dentro (el bloc también puedes cogerlo o apuntar la puntuación en cualquier papel). Sin coger la caja de cartón. Así que es un juego ideal para llevártelo y jugar en una cafetería, en una sala de espera, en cualquier reunión con amigos improvisada, etc.

Y es económico, menos de 18 euros en cualquier tienda, así que es uno de esos caprichos permitibles para tener otro filler en la ludoteca, que ocupa poco espacio y es tan llevable a todas partes.

Otro aspecto que siempre comentamos es el arte, y, ¿qué podemos decir de eso aquí? ¡Las fichas son culos! El arte en sí está representado en la ilustración de la caja, ya que no hay tablero ni cartas donde podría haber más elementos artísticos. Los materiales cumplen de sobra: las fichas son de maderita, suficientemente gruesas, coloridas… y las bolsas de tela siempre quedan genial en un juego (a mí personalmente me encantan los juegos con bolsita de tela). Hay pocos materiales, el juego no necesita más.

Y este es el resumen del juego: económico, gracioso y original, portable, para partidas rápidas. Si os gustan los fillers divertidos y sencillos, aquí tenéis otro objetivo a la vista.

Si este juego te llama la atención, puedes comprarlo en tu tienda local de confianza, o también lo tienes en Amazon:

Comprar juego de mesa “Culo veo, Culo quiero”

Os dejamos con un último detalle en las reglas del juego… ¿qué pasa, que nunca habéis visto un culito con gafas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable: Administrador de padresfrikis.com
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tienes derecho a modificar todos los datos que tengas registrados en esta web, o a pedir su completa eliminación. Para ello, solicítalo enviando un mensaje a través del formulario de contacto.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en la página web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.