consejos inglés para niños

6 consejos para enseñar Inglés a niños

De acuerdo con un estudio reciente elaborado por la Cambridge University Press, el 72% de los padres españoles considera imprescindible que sus hijos sepan hablar en inglés. Además, 64% de los encuestados, dedican tiempo exclusivamente destinado a ello dentro del hogar.

El informe analiza la comunidad de estudiantes que se sitúan entre los 2 y 6 años de edad que cursan la materia de Inglés como segundo idioma. Trabajando sobre una muestra compuesta por más de 500 padres y madres españoles, el estudio ha revelado datos concluyentes no sólo en materia de implicación. También con respecto a los mejores recursos de aprendizaje. El análisis revela que algunos de los métodos más efectivos incluyen el uso de música, canciones o dibujos animados.

Del total, más del 26% de los padres asegura estudiar las tardes de lunes a viernes y las mañanas durante los fines de semana para adquirir mayor soltura con el idioma. El resto, establece sus rutinas de preparación con una frecuencia de, al menos, uno de cada dos días.

El inglés cuenta con un origen germánco. Esto significa que estructuralmente es un idioma muy distinto al español. Algunas de sus diferencias más llamativas pueden percibirse a nivel fonético. Mientras que en castellano se emplean las cinco vocales, en inglés se pueden distinguir hasta doce vocales puras y ocho diptongos. Incrementar nuestra capacidad de comprensión o sensibilizar nuestra capacidad auditiva requiere de tenacidad y constancia. No obstante, el proceso de aprendizaje puede agilizarse considerablemente a partir de la implementación de hábitos de estudio en edades tempranas. A lo largo de la infancia, el cerebro cuenta con mayor capacidad de retención y, además, los conocimientos adquiridos tienden a ser más perdurables. Establecer vínculos con una segunda lengua en los primeros años de vida puede posibilitar la adquisición de competencias lingüísticas avanzadas e, incluso, derivar en una comprensión bilingüe.

Pero, ¿existen hábitos y acciones que puedan llevarse a cabo para agilizar los procesos de aprendizaje en edades tempranas? Según resuelve el equipo de psicodegagogía de la Cambridge University Press, el componente emocional tiene mucho que decir al respecto. Cuando los niños establecen un vínculo afectivo sólido y arraigado con las personas que le enseñan el idioma y las sesiones de estudio se llevan a cabo en clima de naturalidad y cercanía, los resultados son excepcionalmente buenos. En dichas circunstancias, la curiosidad innata de los más pequeños se suma al refuerzo positivo incrementando sus capacidades y alcanzando unos niveles de rendimiento muy elevados. No obstante, ¿existen hábitos o acciones adicionales que puedan ayudar a incrementar su motivación? A continuación, te proponemos algunos consejos. ¡Toma nota!

Recurrir a planes de estudio adaptados

El sector de la educación ha sufrido una revolución sin precedentes gracias al desarrollo de la tecnología. El e-Learning pone al alcance de nuestra mano plataformas muy completas y apoyo de profesionales especializados sin restricciones geográficas. 

You Talk se ha convertido en una de las más utilizadas. Su curso de inglés básico está adaptado a todo tipo de estudiantes. No importa cuál sea tu nivel de conocimientos, tu disponibilidad horaria ni tampoco tu edad. Sus líneas de aprendizaje son altamente flexibles y están configuradas para garantizar una plena adaptación a tus necesidades y a las de tus hijos. 

Fran Monaj, su fundador, cuenta con una extensa trayectoria acreditada. Su sistema de aprendizaje permite hablar inglés en sólo 8 meses a partir de un programa integrado por 50 unidades del método Youtalk, 400 horas de clases en vídeo, prácticas conversacionales ilimitadas, una colección de eBooks, una colección de 50 audiolibros, atención integral 24 horas todos los días de la semana o una masterclass en directo cada semana.

Implementar una rutina

Las rutinas tienen un impacto especialmente importante durante la infancia. No sólo proporcionan un contexto de estabilidad emocional y protección en un punto en el que se desconocen tantas cosas del mundo. También porque pueden ayudar a fortalecer las conexiones neuronales y asentar conocimientos de una forma mucho más efectiva. Cuando los niños saben qué momento del día estará destinado a estudiar inglés o el tipo de actividades que llevará a cabo, desarrollarán una mayor predisposición al aprendizaje.

Canciones con acciones

Las canciones son el recurso más efectivo. Por un lado, cuentan con una estructura repetitiva por lo que, al cantarlas, los niños pueden practicar sin apenas darse cuenta. Gracias a ello, además, aprenderán una gran cantidad de vocabulario y ganarán mayor sensibilidad auditiva. Para que el efecto sea mayor, es recomendable utilizar canciones que vayan acompañadas de vídeos y que, de ser posible, estén asociadas a acciones específicas. Por ejemplo, una coreografía.

Literatura infantil

La literatura proporciona una excelente base para mejorar aptitudes como el reading o el writing. Un cuento en inglés puede proporcionar numerosos beneficios. Por un lado, ayudan a identificar visualmente las palabras, a ganar vocabulario o a alcanzar una mejor comprensión global del idioma. Por otro lado, contribuyen a desarrollar el amor por la lectura. Para que los resultados sean mejores, es recomendable ritualizar el momento de lectura a partir de sesiones conjuntas. Alimentar el vínculo emocional con nuestros pequeños en estos momentos, no sólo nos ayudará a sentirnos más felices. También, ayudará a establecer asociaciones positivas con los momentos y actividades de estudio.

Recursos multimedia online

Las plataformas de vídeos y streaming como Netflix o Youtube se han convertido en fuentes de aprendizaje esenciales. ¿La razón? Cuentan con una amplia variedad de contenidos en versión original. Además, podemos acceder a vídeos específicamente adaptados a la edad de los pequeños. Para aquellos niños que cuentan con una edad mayor, existen contenidos subtitulados por lo que no sólo son una buena alternativa para mejorar la capacidad auditiva, sino que también ayudan a reforzar sus habilidades escritas.

Juegos interactivos de vocabulario

Las soluciones gamificadas pueden ser especialmente efectivas a corta edad. A partir de juegos, es posible adquirir vocabulario, incrementar la sensibilidad auditiva o, incluso practicar la pronunciación. En la red puedes acceder a una gran cantidad de aplicaciones móviles especialmente orientadas al público infantil y que no sólo proporcionan entornos altamente instructivos, sino también un momento de diversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable: Administrador de padresfrikis.com
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tienes derecho a modificar todos los datos que tengas registrados en esta web, o a pedir su completa eliminación. Para ello, solicítalo enviando un mensaje a través del formulario de contacto.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en la página web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.