[Reseña] It’s a Wonderful World

Parece mentira, pero ya han pasado 10 años. Sí, una década, desde el fin de las Grandes Guerras. Ahora el mundo está gobernado por los 5 imperios: Imperio Azteca, Estados Noramericanos, Federación Asiática, República de Europa, y Unión Panafricana. Y ahora tú eres el líder de uno de esos imperios.

Sopesa tus decisiones y cuida tu producción para llevar tu Imperio a la gloria, gestionando recursos, tales como el valioso Krystallium, energía, oro, así como explorando, descubriendo reliquias o realizando avances científicos o militares.

Esta es la reseña de It’s a Wonderful World, un juego de mesa de la editorial Tranjis Games. Para 1 a 5 jugadores, para jugar a partir de 14 años de edad (adelantable), en partidas de 45 minutos aproximadamente.

Datos básicos

  • Editorial: Tranjis Games
  • Autores: Benoit Bannier, Fréderic Guérard
  • Arte: Anthony Wolff
  • Duración de una partida: 45 minutos
  • Edad (indicada en el juego): +14 años
  • Edad (recomendada por nosotros): a partir de 10-11 años
  • Cantidad de jugadores: de 1 a 5 jugadores
  • Tipo de juego: draft y gestión de recursos.

¿Qué contiene el juego?

  • 1 Tablero formado por 5 partes
  • 5 Cartas de Imperio (con caras A y B)
  • 150 Cartas de Desarrollo
  • 170 Cubos de Recursos (35 de Materiales , 30 de Energía , 30 de Ciencia , 30 de Oro , 30 de Exploración y, por último, 15 de Krystallium )
  • 80 Fichas de Personajes (40 Generales y 40 Financieros )
  • 1 indicador de ronda y 1 bloc de puntuación
¡Véase el ENORME montón de cartas de Desarrollo que hay!

¿Cual es el objetivo del juego?

Ser el jugador/a con más Puntos de Victoria, al final de las 4 rondas que dura el juego.

En cada ronda elegirás cartas que te permitirán producir diversos Recursos para desarrollar tu Imperio. Podrás reciclar algunas cartas para obtener Recursos de inmediato, o planificar su Construcción para que produzcan Recursos cada ronda o proporcionen Puntos de Victoria

Preparativos

De aquí en adelante, lo explicado será para partidas de 3 a 5 jugadores. Para 2 jugadores, y solitario, hay ciertas diferencias.

  1. Preparad el tablero como se ve en la imagen de abajo, y poned el indicador de ronda en el 1.
  2. Barajad las Cartas de Desarrollo y colocadlas formando un mazo, en la parte superior del tablero.
  3. Colocad los Cubos de Recursos y las Fichas de Personajes en los espacios indicados del tablero. Serán las reservas de recursos y personajes.
  4. Elegid con qué cara de las Cartas de Imperio se va a jugar. Cada jugador recibe, al azar, una Carta de Imperio, colocándola por la cara elegida.
  5. Cada jugador prepara su área de juego, en la mesa, frente a sí, de manera que colocará su Carta de Imperio. Encima se irán colocando las cartas construidas. Y a un lado, un área para las cartas en construcción, y otra para las cartas seleccionadas en cada ronda.
El tablero con sus recursos esperando ser recolectados…

¿Cómo jugar?

La partida dura 4 rondas, y cada una se compone de estas 3 fases:

  • A. Fase de Selección
  • B. Fase de Planificación
  • C. Fase de Producción

Tras la Fase de Producción de la 4ª ronda, se termina la partida y se calcula la puntuación de cada jugador para determinar quién ha ganado.

En cada fase, todos juegan a la vez, así que no hay turnos.

A. Fase de Selección

Del (enorme) mazo de cartas, previamente barajeado, se reparten 7 cartas a cada jugador. Entonces se realiza un draft, que consiste en:

  1. Cada jugador elige 1 carta para quedarse y la coloca ante sí, en la mesa, en su zona de cartas seleccionadas.
  2. Cuando todos han elegido carta, revelan su carta elegida.
  3. Cada jugador entrega el resto de cartas que ha descartado al jugador de su lado (en cada ronda variará el sentido de rotación).

Y así, se repiten estos 3 puntos, de manera que cada vez recibirás una carta menos para elegir. Al final acabarás con las 7 cartas que has elegido, en tu zona de juego.

Fase de Selección: elegimos una carta y pasaremos el resto; hasta quedarnos con 7 cartas

B. Fase de Planificación

De las 7 cartas que has seleccionado, separas las que quieres construir, y las que quieres reciclar:

  1. Las que quieres construir, las colocas en tu zona de juego, a modo de “cartas en construcción”. Para construirlas tienes que rellenar los huecos que tienen a la izquierda de la carta, con los recursos (cubitos) del color correspondiente.
  2. Las que quieres reciclar, las dejas en la zona de descartes del tablero central y, a cambio, coges el recurso indicado en la parte inferior derecha de esa carta. Dicho recurso lo puedes colocar inmediatamente en cualquier carta en construcción, e incluso si así te ayuda a completarlo.

Cuando todos los jugadores han terminado, pasáis a producir más recursos en la siguiente fase.

Elijo las 3 cartas de la mesa para construir, y las que tengo en mano, las reciclo; a cambio, me llevo los recursos que ya veis sobre la mesa
Acto seguido, coloco los recursos recién conseguidos: el negro y gris, sobre una carta de Desarrollo; y los dos azules, sobre la carta de Imperio

C. Fase de Producción

Ahora cada jugador va a recolectar recursos, según los que produce en su imperio. Esto se comprueba en el orden que sigue el tablero, es decir:

Materiales > Energía > Ciencia > Oro > Exploración

Así, empezamos por Materiales , y cada jugador dice en voz alta cuántos recursos grises produce su Imperio. Es decir, cuántos iconos grises tiene en su Imperio, en las cartas ya construidas (no en las que están en construcción).

El que más unidades produce de cada recurso, gana la Bonificación por Supremacía, que es una ficha de Financiero o de General (lo que sale junto a cada recurso, en el tablero). Por ejemplo para Materiales, la bonificación es 1 ficha de Financiero. En caso de empate, nadie lo gana.

Por último, todos cogen tantos cubitos como generan del recurso indicado, y directamente los colocan sobre las cartas que deseen, ya sea sobre cartas en construcción, o sobre su carta de Imperio. Una vez colocados, ¡no se podrán cambiar!

Este Complejo Industrial necesitaba 3 cubitos grises y 1 cubito negro para ser construido… ¡y lo hemos conseguido!

Si tras colocar los cubitos, se completan construcciones, directamente se colocan sobre la carta de Imperio, y así tienes una nueva carta ya construida, lista para producir recursos y/o puntos.

Cuando construyes una carta, devuelves sus recursos al tablero central, y compruebas si obtienes bonificación por construcción (si hay un icono sobre los recursos que produce).

Al construir la carta gris, me llevo una ficha de Financiero como beneficio de construcción. Además, a partir de ahora, mi imperio produce un recurso gris más (en total ya produzco 3 Materiales), y un recurso amarillo (Oro, que aún no producía)

Cuando, en la carta de Imperio, tengas 5 recursos de cualquier color, inmediatamente se cambian por 1 recurso de Krystallium. Este recurso sirve como comodín para colocar donde quieras.

El valioso y escaso Krystallium… podrás conseguir 1 cada vez que acumules 5 recursos en tu Imperio

Y así, hacemos esto con el resto de recursos: Energía > Ciencia > Oro > Exploración. Una vez recogidos todos los recursos, y asignados a cartas, se pasa a la siguiente ronda. En la cual se volverán a repartir 7 cartas y se volverán a hacer las mismas fases: selección, planificación y producción. Y así hasta el final.

Por cierto, en cualquier momento puedes “arrepentirte” y reciclar cartas que tienes en construcción, a medias. Eso sí: pierdes todos los recursos que tuvieses sobre esa carta. Sí ganas el recurso que otorga al reciclar, pero irá obligatoriamente a tu Imperio; no a otra construcción.

Final de la partida y ganador/a

Tras la Fase de Producción de la 4ª ronda, se termina la partida y toca calcular la puntuación de cada jugador (con las hojas de puntuación podéis apuntar el desglose):

  • Suma los puntos directos: estos aparecen como un número simple, sin multiplicar por tipos de cartas ni personales.
  • Suma los puntos con multiplicador por tipo de carta: dependen del nº de cartas de un tipo concreto que hayas construido.
  • Suma los puntos por Generales y por Financieros: cada Ficha de General y de Financiero te otorga +1 Punto de Victoria. Algunas cartas proporcionan puntos adicionales por cada Ficha de General o Financiero que hayas conseguido.
Ejemplo: este jugador terminaría con 22 puntos directos + 4 puntos provenientes de multiplicar (2 x Cartas Amarillas) + 4 puntos provenientes de multiplicar (2 x Cartas Azules) + 4 puntos provenientes de multiplicar (1 x fichas de Financiero) = 34 puntos totales

Ojo: el Krystallium sobrante no otorga Puntos de Victoria, ni tampoco las Construcciones que no hayas completado.

El jugador/a con más Puntos de Victoria, ¡gana la partida!

En caso de empate, gana quien más cartas haya construido. Si se mantiene el empate, habrá ganado quien más Fichas de Personaje tenga. Si el empate sigue, ¡victoria compartida!

Con las hojas de puntuación podemos apuntar de forma más fácil y clara el desglose de cada jugador

Comentarios

It’s a Wonderful World es un juego que en su lanzamiento en 2019/2020, provocó mucho ruido, para bien. Gustó mucho, fue muy popular y muchos aficionados del “mundillo” hablaban y comentaban el juego. De hecho se agotó pronto y tuvieron que ir lanzando reediciones. En definitiva, triunfó. Y es fácil entender por qué.

Se trata de un juego muy sencillo de aprender, de explicar, y de jugar. La mecánica es muy sencilla, que no simple. El juego tiene una primera fase de drafteo donde vas a terminar con 7 cartas elegidas. Tras lo cual solo te queda elegir cuáles quieres seleccionar para construir a corto o medio plazo, y cuáles descartar a cambio de 1 recurso; y, por último, con tus cartas construidas, producir recursos en la última fase (a la vez que vas usándolos en tus construcciones pendientes). Y no hay más.

Pero claro, lo difícil del juego es tener una buena estrategia. Tener el tino de saber, primero, qué cartas quedarte en la primera fase de selección. El acierto de elegir sabiamente cuáles elegir para construir y cuáles no. Y es que, si no te planificas bien, puedes encontrarte con que te has quedado corto de cartas en construcción y se te acumulen los recursos producidos en tu Imperio, sin aprovecharlos en construir. O al revés, que te hayas excedido de cartas en construcción, y no te dé tiempo a construir todas.

Varios ejemplos de cartas, con su fantástico arte y su temática sci-fi

Como es lógico, hay cartas fáciles y rápidas de construir, pero que otorgan menos beneficios. Pero hay otras que, aunque son muy costosas de construir, te recompensan con un buen número de puntos de victoria, o de recursos a producir, además del beneficio por construir.

Lo importante es irte planificando bien, y pensar a medio plazo: “a ver, para construir esto necesito recursos verdes, así que antes intentaré construir esa otra carta que produce 2 recursos verdes en cada fase de producción”. Esto debes hacerlo con varias cartas y posibilidades, y hay muchos tipos de cartas (el mazo es gigante), así que las posibilidades son enormes, y por tanto, la rejugabilidad es muy grande: cada partida será muy distinta. Lo mejor es conseguir combos, y ese efecto bola de nieve cuando produces muchos recursos de un tipo que a su vez te permiten construir cartas muy potentes.

Las fichas de Financieros y Generales son muy gorditas, de muy buena calidad

Además las cartas no solo otorgan recursos o puntos “simples”; muchas otorgan puntos dependiendo de cuántas cartas tienes de un color, o de cuántos Financieros o Generales, así que tus objetivos pueden abrirse a conseguir también esas cartas para multiplicar exponencialmente tu puntuación final.

La edad indicada en el juego es de +14 años, pero sin duda se puede bajar bastante, hasta +10 años en adelante, sin problemas. Al menos mecánicamente, el juego es muy fácil y los niños de esas edades enseguida lo pillarán. Otra cosa es que tengan capacidad de planificar bien sus selecciones de draft, elegir sus construcciones… como lo haría un adulto. Pero ojo, que sí son capaces de crear también buenas estrategias… dicho esto, el juego es para todos lo públicos, y para jugar solo adultos es perfecto, y no se queda corto, ni siquiera entre jugones experimentados.

Sobre el arte y la temática, personalmente ambas me fascinan. Y sí, si lo pensamos bien, al final en el juego lo que importan son los recursos y sus colores. Es un juego abstracto donde puedes quedarte con que las cartas tienen unos recursos de coste y otros de producción, más recompensas. Pero, en mi opinión, la experiencia de jugar es mucho más placentera si todo eso está rodeado de una temática interesante, y de un arte bonito. Y en este caso, It’s a Wonderful World tiene unas ilustraciones preciosas, muy bien dibujadas, de las que da gusto mirar un poco cada carta, a la vez que vas pensando tu jugada.

Durante la partida podrías descubrir las minas del Rey Salomón… fijaos cuánto detalle solo para una carta

Y la temática de civilizaciones futuristas, con edificios militares y civiles, vehículos de todo tipo, diferentes biomas, personajes, lugares, reliquias… es super atractiva e interesante. Sí, que al final juegas gestionando unos cubitos de colores, pero yo siempre intento meterme un poco en la temática y contar al resto de jugadores cómo he descubierto la Tumba de Alejandro, o he adquirido un poderoso rompehielos, animales robóticos, o incluso he desarrollado los viajes en el tiempo. Sí, todo esto y más está en el juego.

Por último hablar del número de jugadores, y aquí se agradece que han hecho el esfuerzo de crear reglas especiales para jugar en solitario, otras para jugar a 2 jugadores, y con las reglas “normales” para jugar hasta 5 jugadores. Así que cubre un amplio abanico desde el solitario hasta un grupo medio-grande de 5 jugadores. Los cuales, como ya decíamos, pueden ser tanto jugones con experiencia, como novatos, porque la mecánica es sencilla de explicar y entender, pero la estrategia es interesante y divertida para todo tipo de jugadores.

En definitiva, un juego que triunfó en su lanzamiento y lo sigue haciendo (de hecho está cerca del prestigioso top 100 de la BGG), apto para cualquier edad desde 10/11 años, y para todo tipo de jugadores. Con una mecánica sencilla pero una jugabilidad muy divertida y que aprieta si de verdad quieres conseguir buenos combos y efectos de “bola de nieve” para puntuar exponencialmente. Y con un arte precioso y una temática de ciencia-ficción futurista muy interesante.

Si este juego te llama la atención, puedes comprarlo en tu tienda local de confianza, o buscar puntos de venta cercanos en la web de Tranjis Games:

Comprar juego de mesa “It’s a Wonderful World”


Sello “Juegazo Padres Frikis” concedido: 100% recomendable

Sello Juegazo

Otorgamos el sello “Juegazo” de Padres Frikis a aquellos juegos que hemos probado, jugado varias partidas, nos han encantado y ya forman parte de nuestros imprescindibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable: Administrador de padresfrikis.com
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tienes derecho a modificar todos los datos que tengas registrados en esta web, o a pedir su completa eliminación. Para ello, solicítalo enviando un mensaje a través del formulario de contacto.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en la página web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.