[Reseña] Dodo, juego de mesa

Todos creíamos que el dodo, esa bonita y curiosa ave no voladora que vivía en isla Mauricio, se extinguió hace más de 350 años… ¡pero no! Aún queda un precioso ejemplar. Ahí está, en la parte más alta de una gran montaña. ¡Y ha puesto un huevo que puede perpetuar la especie! Pero, ¡horror! el huevo se está escurriendo del nido y puede caerse al vacío y romperse.

Queda esperanza: tenemos a mano materiales para fabricar puentes que amortigüen la caída del huevo y hacer que ruede, despacito y sin romperse, hacia nuestra embarcación. Además, nuestros amigos de la tribu Hagulaminapitopasi nos ayudarán en esta tarea. No podemos perder ni un segundo, toca encontrar materiales lo más rápido posible, construir y salvar ese huevo de dodo, ¡a trabajar!

Esta es la reseña de Dodo, un juego de mesa infantil de editorial Devir.  Para 2 a 4 jugadores, para jugar a partir de 5/6 años de edad.

Datos básicos

  • Editorial: Devir
  • Autores: Frank Bebenroth, Marco Teubner
  • Arte: Cyril Bouquet, Paul Mafayon
  • Duración de una partida: 10 minutos
  • Edad: +6 años
  • Cantidad de jugadores: de 2 a 4 jugadores
  • Tipo de juego: infantil, cooperativo, habilidad, memoria, tiempo real

¿Qué contiene el juego?

  • 1 Montaña (1 placa base, 3 paredes, 1 cima con soporte de dodo, 3 soportes para la base, 14 salientes de roca)
  • 1 dodo con su nido, 1 huevo tambaleante, 1 acantilado, 6 puentes, 1 barco
  • 58 fichas de construcción (8 de cada: cañas de bambú, hoja, martillo, plancha de madera, clavos, cuerda. 10 comodines de la tribu Hagulaminapitopasi)
  • 1 dado con pegatinas.

¿Cual es el objetivo del juego?

De forma cooperativa, conseguir que el huevo caiga sobre la embarcación, pasando por todos los puentes, evitando que caiga antes al vacío.

Preparativos

Solo una vez, nada más abrir el juego, hay que montar los 14 salientes de la montaña, pegar las pegatinas en el dado, y montar el barco.

Antes de cada partida: se monta la montaña. Es muy sencillo, solo tiene 3 paredes, que se encajan sobre el tablero de la isla, usando las piezas de plástico para fijar la montaña (en la base y en la cima). Luego hay que colocar los salientes, el dodo, y el huevo en su nido, siendo sujetado por el dodo para que no caiga.

Además, se dejan alrededor de la isla las 58 fichas de materiales, boca abajo, previamente mezcladas. Junto a la mesa, los 6 puentes numerados boca abajo, apilados de menor a mayor (que quede arriba el 1), y el barco cerca del embarcadero. Y finalmente, el puente sin número, el inicial irá justo bajo el huevo, para dejar formada la primera rampa.

¿Cómo jugar?

Dodo es un juego “contrarreloj“, que se juega por turnos, pero turnos muy rápidos y frenéticos, ¡cada jugador tiene que estar totalmente pendiente de cuando termine quien va antes que él!

Empieza el jugador más joven, y lo primero que hace, a modo de comienzo de la partida, es inclinar el dodo ligeramente hasta que el huevo empieza a rodar. El huevo enseguida caerá al primer acantilado, que ya venía colocado, y ahora sí empieza la partida, con el huevo descendiendo, lentamente pero sin parar.

El turno tiene 3 pasos, en los cuales el objetivo os adelantamos que es ir construyendo todos los puentes para que el huevo no caiga al vacío. Los pasos del turno son:

  1. Tirar el dado
  2. Girar una ficha de construcción: El jugador activo en este momento compara la cara que ha salido en la tirada de dado, con la ficha de construcción que acaba de descubrir. Y chequea:
    • Si los dibujos coinciden, ¡genial! El jugador coloca la ficha de construcción en uno de los huecos circulares del puente.
    • Si NO coinciden, vuelve a girar la ficha (intentando todos memorizar qué material hay ahí, por si hace falta luego). No se consigue colocar la ficha y se ha perdido un valioso tiempo, pues el huevo sigue bajando.
    • Si aparece una niña o niño de la tribu, es un comodín, así que también nos permite colocar la ficha para construir el puente.
  3. Pasar el dado al siguiente jugador… ¡rápidamente! que el huevo sigue y sigue bajando
Los 3 posibles resultados: coincide, no coincide, comodín

Construir nuevos puentes

Cuando un puente tiene todos sus huecos completados, entonces se puede colocar. El jugador activo, rápida pero cuidadosamente, ha de coger el puente a colocar, darle la vuelta, y colocarlo en la montaña, en el siguiente tramo que le toque empezando por la cima de la montaña.

Las fichas que estaban encima del puente, se introducen por la ranura de la cima (como si fuese una hucha). Esas fichas caen en la cueva bajo la montaña, a modo de fichas descartadas.

Cuando ya están todos los puentes construidos, hay que completar los huecos del embarcadero que está en el suelo de la isla. Cuando están todos llenos, entonces podéis colocar el barco justo bajo el último puente, para que el huevo caiga justo en el hueco del barco, y se quede así salvado.

Variantes

El juego propone 2 variantes para modificar la dificultad. Aplicadas según si queréis el juego más o menos fácil:

  1. Una variante propone que, si queréis un modo fácil, los huecos con calaveras no cuenten, no tengáis que completarlos. Pero si queréis modo difícil, sí haya que completarlos.
  2. Otra variante propone retirar del juego todos los comodines, es decir, las fichas con niñas y niños. para que sea más difícil, y estéis obligados a ir encontrando siempre los materiales que dicte el dado.

Final de la partida y ganador/a

La partida puede acabar de 2 maneras:

  • Si el huevo va bajando por todos los puentes y acaba posado suavemente en el barco, ¡todos ganamos! el huevo ha sido salvado.
  • Si el huevo cae al vacío en algún momento de la partida porque no tenía puente colocado, ¡todos perdemos! El huevo se ha roto 🙁
¡Huevo salvado!

Comentarios

Dodo es un juego ideal para iniciar a los juegos de mesa a niños pequeños, pongamos entre 5 y 10 años, aproximadamente. Tiene varios aspectos que hacen el juego muy atractivo para peques. Empezamos por nombrar el aspecto visual. Es un juego que queda muy bonito montado, muy espectacular con esa gran montaña tridimensional. Las partidas son muy rápidas, algo muy adecuado para peques. Y es muy fácil aprender a jugar, se explica en pocos segundos.

Además, cuenta con ese original “huevo“, que realmente es muy curioso cómo funciona. Cuando lo ves por primera vez parece que va a ser una pelota que va a rodar rápidamente. Pero no: tiene una composición especial que hace que la bajada sea lenta y pausada, aunque constante. Al final, ese huevo es una manera diferente y divertida de tener un contador de tiempo atrás, como podría ser un reloj de arena (que tanto se llevaba en los juegos de mesa de los 80), pero aquí el tiempo lo dictamina esa bajada del huevo, pues tenemos que construir cada puente antes de que el huevo vaya a caer al vacío.

Otro punto positivo es que es un juego con muchas mecánicas en una, o muchas facetas en una, dentro de su sencillez. La mecánica podría resumirse como una combinación de: cooperativo + memoria + habilidad + velocidad. Cooperativo, porque todos ganamos o todos perdemos. Memoria, porque todos tenemos que ir recordando qué material hay en cada ficha de las que se van girando durante la partida. Habilidad para colocar bien los puentes, pues, aunque es sencillo colocarlos, estamos haciéndolo “bajo presión” de que el huevo podría estar a punto de caer si no ponemos bien el piente. Velocidad, porque los turnos tienen que ir rapidísimo: ¡hay que construir rápido antes de caer el huevo!.

Quizás con niños ya “mayores” podría quedarse más corto, pero para el rango desde 5 hasta 10-11-12 años, sí que es muy probable que tenga éxito y que triunfe, con los niños jugando a toda velocidad, con esas risas “histéricas” que seguro que se les escapan cuando el huevo esté a punto de caer y aún no hayan logrado construir el siguiente puente.

Si este juego te llama la atención, puedes comprarlo en tu tienda local de confianza, o también lo tienes en Amazon:

Comprar juego de mesa “Dodo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable: Administrador de padresfrikis.com
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tienes derecho a modificar todos los datos que tengas registrados en esta web, o a pedir su completa eliminación. Para ello, solicítalo enviando un mensaje a través del formulario de contacto.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en la página web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.